Este  22 de Septiembre el presidente cubano Miguel Diaz-Canel luego de hablar durante 15 minutos con la emigración patriótica de Estados Unidos integrada por cubanos que piensan y afirman que el Bloqueo a Cuba es absurdo y criminal como MANTENER a la Mayor de las Antillas  en  la famosa y absurda  lista de naciones patrocinadoras del terrorismo.

El presidente cubano compartió POR MAS DE DOS HORAS fraternalmente con los participantes que aplaudieron y dieron vivas a Cuba.
Durante el significativo intercambio IGNACIO «NACHITO» HERRERA hizo levantar el auditorio con la interpretaciones que hizo entre ellas la Guantanamera, la Malagueña y otras piezas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antes de llegar a la sede de la Mision cubana en Naciones Unidas otro grupo de cubanos y norteamericanos recibieron con alegria y respeto al presidente de Cuba acompañado de su esposa Lis Cuesta Peraza, Bruno Rodriguez Parrilla, Ministro de Relaciones Exteriores y miembros de la delegacion de alto nivel que asistieron a las sesiones de Naciones Unidas.

Cuba

NOTA DEL MINREX Sostiene Díaz-Canel intercambio con cubanos residentes en Estados Unidos

Nueva York, 22 de septiembre.- El Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, sostuvo en la tarde de este viernes un encuentro con un grupo de cubanos residentes en Estados Unidos.

El encuentro constituyó una nueva oportunidad para compartir ideas con un grupo de nuestros connacionales residentes en esa nación, quienes comparten sentimientos de respeto, compromiso y amor hacia la tierra que los vio nacer; a quienes el mandatario cubano reiteró la voluntad y compromiso con el fortalecimiento continuo e irreversible de los vínculos entre Cuba y sus nacionales en el exterior.

La ocasión fue propicia para rememorar los orígenes de la migración patriótica cubana en Estados Unidos, la fecunda presencia del padre Varela y de nuestro apóstol José Martí, la participación activa durante décadas de cientos de emigrados cubanos en el esfuerzo libertario y luego en la defensa de la Revolución ante agresiones y bloqueos, así como en el empeño por continuar el camino emprendido con el Diálogo del 78 y las tres anteriores Conferencias «La Nación y la Emigración», realizadas en abril de 1994, noviembre de 1995 y mayo de 2004. En ese sentido, destacó la próxima celebración en La Habana de la IV Conferencia “La Nación y la Emigración”, los días 18 y 19 de noviembre.

Recordó, además, la adopción, desde el último encuentro sostenido hace cinco años en Nueva York, de varias decisiones y medidas dirigidas a continuar estrechando los vínculos con los cubanos residentes en el exterior, las que se han tomado a pesar de las difíciles condiciones económicas del país y de la hostilidad incrementada por parte del gobierno de los Estados Unidos en esta etapa, lo que constituye una demostración del empeño en no dejarnos desviar del rumbo hacia una relación cada vez más natural, cercana y constructiva.

Entre ellas, destacó la participación voluntaria de todos los cubanos residentes en el exterior en el debate sobre la nueva Constitución de la República y el Código de las Familias; el establecimiento y vigencia de la prórroga de estancia ininterrumpida en el exterior, más allá de los 24 meses, automática y sin costo; las nuevas medidas de flexibilización migratoria que entraron en vigor el pasado 1 de julio, en particular la relacionada con la extensión de la validez del pasaporte, la reducción del arancel consular relacionado con su solicitud y la eliminación de las prórrogas.

En el encuentro también se ofreció a los asistentes una actualización sobre el impacto extraordinario y deliberado de la política de bloqueo estadounidense, así como de la permanencia de la injusta designación de Cuba como Estado supuestamente patrocinador del terrorismo. Díaz-Canel destacó el respaldo casi unánime de la comunidad internacional contra esa política, el apoyo y solidaridad de muchos pueblos del mundo, y el espíritu patriótico de los cubanos y descendientes de cubanos que residen en muchos países, destacando, entre otras, las movilizaciones los últimos domingos de cada mes, protagonizando jornadas de amor y solidaridad.

También destacó las trasformaciones económicas llevadas a cabo recientemente en nuestro país, así como la importancia que reviste la participación de los cubanos residentes en el exterior en el desarrollo socio-económico a través de las nuevas formas de gestión económica, el fortalecimiento de los nexos culturales e históricos, entre otras.

El presidente cubano ratificó a los presentes que en Cuba estamos resistiendo, creando y construyendo, y que en ese propósito contamos con ellos, para cumplir juntos y unidos el anhelo martiano de una República con todos y para el bien de todos.

El encuentro con la representación de cubanos residentes en Estados Unidos formó parte de la intensa agenda de trabajo que desarrolla el presidente cubano en el marco de su asistencia al Debate General del 78 Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la ciudad de Nueva York. Nuestro país asiste además a esta importante cita, en su condición de presidente del Grupo de los 77 más China, responsabilidad de gran envergadura, resultado de la destacada trayectoria, el prestigio y el reconocimiento generalizado a la política exterior constructiva, solidaria y de cooperación que desarrolla nuestro país.



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Díaz-Canel a los emigrados cubanos: “Todos los que quieran construir serán bienvenidos”
Por: Yaima Puig Meneses, Alina Perera Robbio
En este artículo: Bruno Rodríguez Parrilla, Cuba, Estados Unidos, Fotografía, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Organización de las Naciones Unidas (ONU), Política
23 septiembre 2023 | +

Luego de exclamar junto a amigos ¡Cuba sí, bloqueo noǃ, en la esquina neoyorkina de Lexington y 38, el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, compartió en la sede de la Misión Permanente de Cuba ante Naciones Unidas, palabras por la unidad y el amor a la Patria. Foto: @DiazCanelBEste viernes la tarde iba cayendo sobre una esquina que ardía: en Lexington y 38, a solo metros de la sede de la Misión Permanente de Cuba ante Naciones Unidas, una multitud que ama a Cuba y a su Revolución daba muchos Sí a la mayor de las Antillas, y también muchos No al bloqueo que le ha negado al bravo país hasta los colores de la vida.

“¡Cuba sí, bloqueo noǃ”, clamaban mujeres y hombres allí reunidos, alzando carteles llamativos para apoyar a una nación tan lejana de esa esquina norteña, y sin embargo tan amada y respetada por muchos.

Lo que no esperaban tantos amigos –la noticia más emotiva de todos estos días en la ciudad que no duerme–, era que el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, fuera a saludarles personalmente, y que alzara la voz junto con ellos para decir “¡Cuba sí, bloqueo noǃ, ¡Cuba sí, bloqueo noǃ…”. En ese momento de la tarde, la esquina de Lexington y 38 era un vórtice de reafirmación y de abrazos de humanidad.

Hermanos, llamó el dignatario a todos los que lo recibieron en la calle. Y a ellos dijo: “Muchas gracias por la solidaridad, muchas gracias por el apoyo, y muchas gracias por estar aquí con nosotros”. Del nutrido grupo, una mujer dio “Gracias a Cuba por ser un ejemplo de lo que una sociedad humanista, con valores revolucionarios, debe de ser”. Dio gracias a Cuba “por ser esperanza alrededor del mundo y globalizarla, por darnos la oportunidad de ver lo que es posible y lo que es necesario”.

Lo que siguió después no fue menos conmovedor: En uno de los recintos de la sede de la Misión Permanente, a donde habían ido llegando numerosos amigos de Cuba, el presidente Díaz-Canel subió al podio y comenzó expresando:

“Buenas noches queridos compatriotas: Este venidero mes de noviembre marcará 200 años de la llegada a esta ciudad de Félix Varela, sacerdote, maestro, escritor, filósofo, político, y sobre todo patriota cubano. El destacado sabio y maestro José de la Luz y Caballero dijo sobre el Padre y cito: ‘Mientras se piense en la isla de Cuba, se pensará en quien nos enseñó primero en pensar’. Fin de la cita”.

El dignatario enunció que Varela “fue de los cubanos que desde inicios del siglo XIX comenzaron a asentarse en esta ciudad, que se convirtió con relativa velocidad y durante mucho tiempo en el destino principal de los emigrados cubanos en los Estados Unidos. Con posterioridad, se fueron creando comunidades en otras ciudades, pero fue aquí donde comenzó con fuerza la historia de la emigración cubana en esta nación”.

En su formidable investigación sobre ese asentamiento de cubanos en la ciudad de Nueva York –añadió el Jefe de Estado–“cuando aún éramos una colonia bajo el dominio español, nuestro compatriota Lisandro Pérez describe tanto los éxitos como las vicisitudes de diversos grupos y familias emigradas”.

“Expone las duras realidades del emigrado. Narra la diversidad de posiciones políticas respecto a la condición colonial de Cuba. Destaca las divergencias entre quienes creían que la solución política de nuestro país estaba en la anexión a los Estados Unidos y aquellos, como Félix Varela, que nunca titubearon en la determinación de defender el ideal de una Cuba plenamente libre, independiente y soberana”.

En el texto que fue compartiendo con los amigos, el presidente Díaz-Canel Bermúdez subrayó el modo en que Lisandro también ha descrito la fecunda presencia de José Martí, sus aportes como emigrado a la cultura cubana y al acervo patrimonial latinoamericano: “Reseña –apuntó el mandatario– la tenaz actividad del Apóstol en la organización y concepción de la nueva gesta libertadora a iniciarse en 1895. Resalta el hecho de que, durante su estancia en los Estados Unidos, Martí viajó incansablemente a diversas regiones de este país como parte del esfuerzo revolucionario. Se reunió en distintas ciudades y asentamientos con emigrados, y otras personas y grupos dispuestos a respaldar la causa de la independencia”.

Un apunte más que oportuno sobre Martí
No se registra en ese prolífico andar del Maestro –afirmó el Presidente cubano- gestiones en Washington para involucrar al gobierno de los Estados Unidos en la importante tarea de liberar a Cuba del yugo colonial: “Martí comprendió con genial claridad que los problemas del país se resolvían entre los cubanos. Así conspiró, motivó, convenció, reclutó, influyó y recaudó recursos entre miles de cubanos de Nueva York, Tampa, Cayo Hueso y otras localidades. También se ganó así el respaldo de varios latinoamericanos, estadounidenses y ciudadanos de otros países, pero nunca procuró la participación de los gobernantes en Washington”.

“Llegó a escribir con sólida argumentación sus alertas sobre los peligros de poner el destino de Cuba en manos de la potencia naciente y ambiciosa. No es por gusto que le llamamos Apóstol de la Patria”.

Compartir ideas con los que aman y fundan