La eterna voluntad cubana

de asumir cualquier compromiso

   El turismo en la isla ha aumentado vertiginosamente en la misma medida de ofrecer soluciones a las crecientes demandas, al menos hasta ahora ha sido así. Hay cosas que aún no llevan este mismo ritmo y claro se trata de un asunto de prioridades. La fuente que el turismo brinda a la economía casada con las atracciones foráneas incluyendo las bellezas naturales y las materiales hechas por el hombre, llegan hasta la política, sabiéndonos vistos como un lugar algo prohibido por las famas diversas que le ha brindado el imperio americano al mundo sobre Cuba. Ya ahora cambian “de palo pa´rumba” y la cosa es distintamente vista por mucha gente de allá.

Cuba atesora en su geografía e historia 253 áreas protegidas, 257 monumentos nacionales, siete sitios declarados por la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad, seis Reservas Naturales de la Biósfera y 13 Refugios de Fauna, entre otras múltiples zonas de preferente uso turístico.

Además, está conectada por aire con más de 50 ciudades en todo el mundo, a través de 36 aerolíneas internaciones que operan hacia los principales polos turísticos de la Isla, entre estos, La Habana, Varadero, Cayo Santa María, Jardines del Rey, Holguín y Santiago de Cuba.

Solo de Estados Unidos viajan 350 aviones al mes, 15 diarios, llenos hasta el tope. Ahora son fletados o Charters (caros por su naturaleza claro esta), no podríamos imaginarnos cuando lleguen alguna vez a ser vuelos regulares comerciales qué pasará con la demanda y la oferta y como resultado los precios.

Cuba cuenta a su vez con tres terminales de cruceros, siete marinas internacionales y 39 centros internacionales de buceo, instalaciones en su mayoría inmersas hoy en un fuerte procesos inversionista para reanimar la modalidad náutica en el archipiélago cubano.

¨Pero como dice el poemario criollo “…todo eso no es Cuba, es también espíritu y vida y madre del más grande y puro ideal humano.”. La isla cuenta con una capacidad habitacional de unas 63 mil habitaciones en hoteles cuatro y cinco estrellas, a todo lo largo y ancho del país. En los próximos cinco años llegará a 85 mil cómodos dormitorios y atención de primera para el turista más exigente.

Además hay un creciente impulso a la propuesta habitacional y de servicios de comida en cada lugar, del sector privado. Hostales, Casa de Huéspedes, habitaciones en viviendas particulares que se rentan toda estas solas para dormir y disfrutar su estancia  y salir a pasear  de viajes cortos pero así prestan también servicios de  desayunos, almuerzos y comidas indistintamente o en el paquete adquirido.

Es bueno señalar que el sector estatal o mixto con otras empresas extranjeras, aumentará a 85 mil habitaciones en los próximos cinco años y a 200 mil para en 2030. O sea que estos planes son priorizados por el gobierno y el estado cubanos.

Las actuales competencias son las más duras Cancún, en México, Republica Dominicana en sus áreas turísticas, Jamaica y otros destinos parecidos Sin embargo cuentan con capacidades similares a Cuba.  La  Rivera Malla, en México dispone de  50 mil habitaciones para 3 millones de visitantes por año. Así mismo República Dominicana tiene 68 mil  ofertadas a cinco millones de visitantes. Cuba espera lograr este año la cifra record teniendo en cuenta que en los primeros seis meses se recibieron dos millones de turistas de fuera, sin contar los nacionales que también sumarán el uso de las instalaciones y los recursos para el turismo en general. Por lo que se calcula, solo de extranjeros unos cuatro millones al finalizar este año y esto solo con la tendencia de aumentos limitados del personal estadounidense. Si se lograran liberar las llegadas de estos sin los obstáculos actuales, la cosa si se pondría seria para cumplir esa súper demanda tan bárbara, que podían ser solo los yanquis un millón de ellos en el primer año,  además de los otros  cuatro millones que  llegarán de todas partes del planeta.

Seguiremos comentando más adelante.

Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís.