José Martí, le escribió a la madre en prosa y en versos. En su poema “A mi madre” el Maestro expone el profundo amor hacia su progenitora.
“A mi madre”
“Madre del alma, madre querida,
Son tus natales, quiero cantar;
Porque mi alma, de amor henchida,
Aunque muy joven, nunca se olvida
De la que vida me hubo de dar.
Pasan los años, vuelan las horas
Que yo a tu lado no siento ir,
Por tus caricias arrobadoras
Y las miradas tan seductoras
Que hacen mi pecho fuerte latir.
A Dios yo pido constantemente para mis padres vida inmortal,
Porque es muy grato,
Sobre la frente
Sentir el roce de un beso
Que de otra boca nunca es igual.
Uno de los textos de Marti cargado de emociones, sentimientos y amor a su madre escrito el 25 de marzo de 1895 en vísperas de su partida hacia su amada CUBA es la carta a su progenitora
“Madre mía: Hoy, 25 de marzo, en vísperas de un largo viaje, estoy pensando en Vd. Yo sin cesar pienso en Vd. Vd. se duele en la cólera de su amor, del sacrificio de mi vida; y ¿por qué nací de Vd. con una vida que ama al sacrificio? Palabras, no puedo. El deber de un hombre está allí donde es más útil. Pero conmigo va siempre en mi creciente y necesaria agonía, el recuerdo de mi madre.
Abrace a mis hermanas, y a sus compañeros. ¡Ojalá pueda algún día verlos a todos a mi alrededor, contentos de mí! Y entonces si cuidaré yo de Vd. con mimo y con orgullo. Ahora bendígame, y crea que jamás saldrá de mi corazón obra sin piedad y sin limpieza.
La bendición.
Su J. Martí” A las madres cubanas un gran abrazo estén donde estén. Eterno y perpetuo homenaje de por vida.