Curiosidades de la Internet.

Cuando hace unas décadas atrás ya se desarrollaban los avances de la ciencia y la técnica a velocidades nunca vistas antes, las sociedades se preocupaban por tratar de insertase en estas nuevas metas a medida que se hacían más indispensables cada vez para sus beneficios y sobre todo para la ciudadanía en sí. Hoy vemos como estos resultados han marcado el destino de naciones completas incluyendo donde la desigualdad influye soberanamente en el disfrute y uso de esto nuevos aciertos para todos por igual, aunque así no fuere lo que se vislumbra.

Estados Unidos se ha coronado a la cabeza de estos avances aunque aún tiene sus carencias en sectores menos agraciados, como ocurre en cualquier sociedad clasista. En esto este país también está a la vanguardia.

El sistema informático y extremadamente calculador del uso de Internet hace que se convierta en una necesidad para todos y cada uno de los factores que intervienen el  camino  hacia ocupar los lugares óptimos en las satisfacciones de necesidades populares y para la economía tanto interna como externa.

Para lograr entender mejor lo propuesto señalaremos algunos informes estadísticos: En esta nación, la más desarrollada del planeta, un 98 % tiene acceso a Internet, pero solo cuatro de cada cinco hogares tiene este servicio. Los ingresos de la población son una gran influencia para acogerse a estos beneficios, que debieran ser indiscriminados en cuanto a este indicador, pero no lo son. Los que reciben entradas de unos $ 20 mil al año se encuentran enmarcados entre solo el  20 % del uso de Internet.

Así sucesivamente a medida que van subiendo las entradas, aumentan en la misma proporción, hasta ver que los que gana $ 180 mil al año, llegan a poseer el 90 % de estos beneficios tecnológicos.

Así mismo las edades son factores incidentes en estos. Comenzando por la niñez y adolescencia entre los 10 y 20 años donde las entradas del hogar son menores de $ 25 al año, se encuentran algo más del 50 % de los usuarios, sin embargo las edades topes en las posibilidades del uso de este uso están entre los 30 y 40 años con entradas de unos $ 25 mil al año. Así mismo cuando se llega a las edades de entre  50 y 60 años decae entre los que perciben entre $ 26 mil y $ 50 mil siguiendo la línea de baja de baja donde los que están entre los grupos de $ 50 mil y $ 100 mil, coinciden con  las edades de entre 60 y 90 años, donde decaen desde los 60 % al 20 %.

Otro aspecto curioso aunque lógico es la educación. Los de menos de secundaria (high school), usan Internet en el 43 %. Los que superan este nivel llegan al 63 % y  los que tiene algún grado de los años de College o primeros años universitarios un 79 %  y finalmente los que poseen ya estudios superiores terminados llegan al 90 %.

Así mismo en los indicadores étnicos se comportan de la siguiente manera: Los que usan Internet con la categoría de asiáticos llegan a un 87 %; los blancos en general 77 %; hispanos el 67 %; negros 61 % y los conocidos por nativos americanos solo el 58 %.

Para no cansar con tantos datos estadísticos de esta inmensa  sociedad de consumo, concluimos que en estos resultados se razona que la influencia de desigualdad de acuerdo a mayor edades, menor educación,  menor afluencia económica y otros factores como menos alternativas y bajas conexiones de Internet, hasta las razas, sumados a una desigualdad en este servicio que aunque aparentemente es público, se requiere una actualización muy periódica que implica mejoras en los sistemas para estar más actualizados y esto sí que no es de servicio público, son y no otros las razones fundamentales de estos resultados – esto cuesta mucho para una familia incluyendo de entradas medias -, hace que la situación aunque avanzada deje de ser popularmente estable para una parte importante de la sociedad estadounidense.

Por eso es que debe tenerse mucho cuidado  cuando se habla de países de poco desarrollo, como Cuba, la que debido a un bloqueo unilateral pero internacionalizado, ha provocado muchos atrasos en todos los aspectos de la tecnología y la ciencia de esta parte del desarrollo tecnológico y para juzgar hay que saber las causas de muchos de los inconvenientes que se padece para poder actualizarse como nación que aunque del tercer mundo se abre camino a toda marcha construyendo un futuro mejor en otras necesidades perentorias para toda la población, sin dejar claro  está,  de fijar metas en casos como Internet, aunque lamentablemente  no con la prioridad que esta requiere.

No obstante esto y actualizando a los nuevos tiempos que se vislumbran en nuestra patria de origen y pretendiendo que ese bloqueo de más de medio siglo se elimine más pronto que tarde, Cuba sigue buscando satisfacer las necesidades del pueblo en todo incluyendo la tan necesaria Internet.

Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís.