Chovinismo a un lado, Cuba es única en muchas cosas

   El planeta tiene unos 200 países con naciones diversas y con sus propios  internos y externos problemas. Unos de índole políticos, otros materiales, humanos, educacionales, financieros, de crisis en la salud, sufriendo  tratos peyorativos, algunos con enemigos declarados y otros con estos mismos ocultos subrepticiamente para salir a la palestra cuando se requiera.

Hay naciones donde imperan cosas anormales. El crimen organizado, las tan dañinas drogas,  y el común, y hasta el político.  En la Europa occidental y en la oriental, llegando a nuestra América, ya se ha desarrollado organizaciones mafiosas y para militares muy poderosas y que penetran en gobiernos democráticamente elegidos y en otros a la cañona, corrompiéndolos a gusto del consumidor.

Los crímenes no escapan a las tácticas y estrategias de estos grupos del mal y la agresión, que pululan donde quiera provocando sangrientos actos contra mujeres, hombres y niños, sin piedad alguna, bandas de criminales comunes y políticos. A veces los asesinan a los civiles  por numerosos grupos, como ha ocurrido tanto en los que lideran estas macabras cifras donde se influyen records en secuestros, México, como en El Salvador, en Colombia , por solo citar unos pocos, de lo que está lleno la  América Hispana,.

Otro indicador aterrador es el que abarca varios índices de pobrezas,  falta de empleo, pocos centros de salud pública, insuficientes escuelas  a todos los niveles, explotación sexual hasta de menores, corrupción en gran medida de las autoridades uniformadas. En fin que la mayoría de las naciones sub desarrolladas y otras de gran auge económico, también muestran incompetencia muñida en los servicios públicos y algunos privados que solo se dedican a la explotación inhumana incorporando niños menores de edad en las tareas cotidianas de los adultos, además de pagar míseros salarios a familias enteras en sus centros fundamentalmente agrícolas, gastronómicos y de higiene. .

Cuando leemos a diario estos hechos que se convierten en acontecimientos cotidianos, y algunos llegan a convertirse en denuncias colectivas, marchas de propuesta, huelgas,  leguleyos  a sus lados respaldándolos y al final los resultados son mínimos o nada, nos obliga a retrotraernos a nuestra patria, la de Martí, Maceo y Máximo Gómez, americanos legítimos,  que guiaron a los mambises a buscar una patria de igualdad y bienestar para todos,  pese a que los yanquis casi les arrebatan la nación entera cuando le robaron la victoria de decenas de años de lucha en solo y  durante cuatro años de ocupación militar de la isla.

Pese a todo esto, los cubanos supieron desde muy temprana República y posteriormente con una de la más funcional Constitución que daba ejemplos de Derechos al pueblo – la del 1940  – y así lograron mejorar esa seudo república copia fiel a la del  imperio vecino del norte.

No obstante y aún después del triunfo revolucionarios de 1959,  y llevar a la República de Cuba a un régimen de  igualdad, con una nueva Constitución – la del 1976 –  más equitativa e igualitaria para todos los cubanos, pese a la imposición unilateral de un Bloqueo comercial,  financiero  e internacionalizado por Estados Unidos,  Cuba no tiene ni siquiera hechos y mucho menos records en cuanto a los crimines y delincuencias de casi todo los demás países del Tercer Mundo del Orbe incluyendo los latrocinios del erario.

Por eso es que Cuba, la solidaria isla que siempre  comparte en gesto internacionalista,  lo que no les alcanza,  con sus vecinos menos agraciados,  con su nueva Republica que ya cuenta con más de medio siglo, siendo  totalmente distinta a las demás.

No debemos ni podemos dejar a un lado al gran maestro y líder de la Revolución Cubana, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, quien con su grupo de abnegados colaboradores construyeron esta nueva sociedad que en nada se parece a alguna otra.

Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís.