A tenor con la exacerbación del Bloqueo anti – cubano con la administración Trump demoliendo lo modestos pero positivos avances logrados al final del segundo termino de B. Obama, y el incumplimiento mezquino de las promesas de J. Biden en su campaña electoral de “considerar seriamente” el caso cubano, me preguntaba cuál era la historia de los boicots, embargos, bloqueos y en general de las sanciones económicas, y por supuesto, más allá de la justicia y la moral (que no la tienen), como ha sido la eficacia de esas sanciones en la obtención de los “resultados” esperados por quien las aplica. Porque como un boomerang, termina por golpearlos a ellos, con dureza.

El tratar de entender el comportamiento de las sanciones económicas se ha vuelto mas necesario ahora, cuando en un caso de “hubris” sin precedentes, los Estados Unidos y la Unión Europea, junto con otros de sus aliados y sub – sirvientes, han decidido llevar a Rusia a la “edad de piedra” y en un estilo muy reminiscente del nefario memorándum de Lester D. Mallory sobre Cuba (1960), tratar de provocar una revuelta popular contra el gobierno ruso y en particular contra V. V. Putin, quien ha sido demonizado hasta los extremos más ridículos. Bien sabemos que tales sanciones no triunfaron con Cuba y mucho menos lo harán con Rusia.Pero si van a lograr agriar las relaciones entre muchos países, a crear un ambiente general de desconfianza, a forzar que muchos estados incrementen su presupuesto militar, malgastando los recursos que se necesitan para enfrentar Cambios Climáticos o Pandemias; y para mejorar la alimentación, salud pública, educación, las infraestructuras de todo tipo, la disminución de la desigualdad en el mundo, y muchas otras tareas imperativas de nuestros tiempos. Las sanciones van a hacer que todos vivamos peor, siempre pendientes de una apocalíptica guerra nuclear a corto plazo y menos preparados para enfrentar virus asesinos, Cambios Climáticos y otros retos de la Naturaleza y la Sociedad a mediano plazo. Todo por intentar eternizar un mundo unipolar que ya no existe más. Desearía fundamentar esta osada aserción.
Las sanciones económicas en el pasado histórico
Uno de los primeros ejemplos registrados de un gobierno que impone sanciones económicas contra otro ocurrió en el siglo V antes de nuestra era, cuando Atenas impidió que la ciudad-estado de Megara obtuviera acceso a puertos y bahías en toda la región que controlaba, por varias razones, incluida la supuesta profanación de tierras sagradas para Deméter, la diosa de la agricultura, por parte de los megarenses. Todo falso por supuesto, la verdadera razón eran las relaciones de amistad y alianza entre Megara y la ciudad – estado de Esparta, Némesis de los atenienses. Los bloqueos lograron aislar a Megara de casi todo el comercio y, como resultado, su economía sufrió. Sin embargo, las sanciones funcionaron tan mal que pueden haber causado el fracaso en Atenas al final. Muchos eruditos e historiadores de hoy creen que el Decreto de Megara (las sanciones), es parcialmente responsable de la Guerra del Peloponeso, un conflicto de décadas entre la “democrática Atenas” y la “oligárquica” Esparta, aliada de Megara.

Aristófanes, uno de los grandes comediantes de la historia se burló del gobierno ateniense: “Pericles en su furia creó leyes que sonaban como las canciones de los borrachos; que los de Megara tenían que irse de nuestras tierras, nuestros mercados, nuestro mar y nuestro continente; como si ellos no tuvieran derecho a tierras, mercado, mar o continente, sólo nosotros. Entonces cuando los de Megara lentamente se veían cada vez más hambrientos, llamaron a los espartanos en su auxilio, y de ahí vino el choque de escudos y espadas”. En “Los Acarnienses” (II.530-7)
Una consecuencia importante de esta guerra, debo añadir, es que marcó el final de la Edad de Oro de Atenas, que había alcanzado su apogeo con el propio Pericles. Tras su derrota, la otrora gran potencia del mundo helénico cayó bajo el control tiránico de Esparta. Nunca recuperó su antiguo esplendor.

Otro que creyó que con Bloqueos humillaría y destruiría a quienes no
obedecieran su “diktat”. No se le ve contento en marzo de 1814,
en Fontainebleau, cuando le informaron que los rusos estaban entrando en
Paris. Pintura en el Musee de L’Armee.
El anterior de la Grecia clásica no es el único ejemplo histórico del fracaso de los Bloqueos y de cómo a veces le explotan en las manos a quienes lo aplican. Bien conocido fue el así llamado Bloqueo Continental, la forma principal de la política  exterior del emperador Napoleón I Bonaparte de Francia  en su larga guerra contra el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda . Consistió en un sistema económico y comercial impuesto por Francia  por el cual se excluía a Gran Bretaña  de todo intercambio mercantil con el resto de Europa, con la intención de arruinarla financieramente. El que Rusia se negó a bloquear al Reino Unido fue una de las causas de la invasión napoleónica a Rusia, que terminó con los caballos de los cosacos bebiendo en el Sena en 1814 y los británicos pateándole el trasero al emperador en Waterloo unos meses después. Tampoco funcionó, sino todo lo contrario provocó el fin de la era Napoleónica. Lo que sí trajo fue cualquier cantidad de miserias a los pueblos de Europa y del Medio Oriente
Al dictador mexicano Porfirio Diaz se atribuye una frase lapidaria: “¡Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos!”  Los cubanos podemos decir algo parecido, pero al igual que México, debemos entender que compartimos el mismo segmento de la corteza terrestre con los Estados Unidos, y que nos guste o no nos guste, no nos es posible mudarnos a otra parte. Además no queremos, la posición geográfica de Cuba es unos de los más importantes recursos de nuestro país. Por otra parte pretender ignorar la existencia de los Estados Unidos, no es una alternativa. Hoy dia, el gran presidente mexicano Andres Manuel Lopez Obrador es un decidido amigo de Cuba y opositor declarado del Bloqueo

Por ello es necesario luchar por nuestros derechos y expresar con claridad porqué hay acciones estadounidenses como el Bloqueo económico, comercial y financiero (en su conjunto o en sus numerosos e intrincados componentes), constituyen una aberración de la política internacional y del sentido común, son de hecho un acto de flagrante guerra económica y de exterminio contra el pueblo cubano (¡al que dicen defender!).

Acerca de la “Emergencia Nacional” anti- cubana extendida en septiembre pasado por Joe Biden.un año mas.

Para el gobierno de los Estados Unidos, una emergencia nacional es cualquier situación extraordinaria que el Presidente de los Estados Unidos considere que amenaza la seguridad o el bienestar de los ciudadanos y que no puede abordarse adecuadamente mediante la aplicación de otras leyes o acciones ejecutivas, o cuya urgencia e inmediatez así lo requieren.
Algunas definiciones claves
• Una emergencia nacional es cualquier situación extraordinaria declarada por el presidente como una amenaza para los ciudadanos estadounidenses y que no puede resolverse mediante otras leyes.
• Según la Ley de Emergencias Nacionales de 1976, una declaración de emergencia nacional otorga temporalmente al presidente 136 poderes especiales.
• Las causas de la declaración de emergencia nacional y las disposiciones a aplicar durante la misma son de entera y exclusiva competencia del presidente.
Según la Ley de Emergencias Nacionales (NEA), se otorgan poderes especiales al presidente en caso de una emergencia nacional declarada. Cuando y por qué declarar una emergencia nacional queda enteramente a discreción del presidente.
Antecedentes y precedencia legal

De izquierda a derecha Woodrow Wilson, W. Clinton y J. Biden.
La primera proclamación de emergencia de este tipo fue emitida por el presidente Woodrow Wilson el 5 de febrero de 1917, en respuesta a la falta de buques de carga estadounidenses necesarios para transportar productos exportados a las naciones aliadas durante la Primera Guerra Mundial. Se declaró que las disposiciones de la proclamación estaban dentro de los marcos de la ley anterior que creaba la Junta de Transporte Marítimo de los Estados Unidos.
Antes de la presidencia de Franklin D. Roosevelt, los presidentes declararon numerosas emergencias para hacer frente a situaciones como el acaparamiento de oro, una huelga de trabajadores postales y una inflación económica fuera de control. En 1933, F. D. Roosevelt, en respuesta a la Gran Depresión, inició la tendencia actual de presidentes que declaran emergencias nacionales de alcance y duración ilimitados, y sin supervisión del Congreso ni precedente en las leyes existentes.
Finalmente, en 1976, el Congreso aprobó la Ley Nacional de Emergencias, cuyo objetivo era limitar el alcance y la cantidad de poderes ejecutivos de emergencia que un presidente podía invocar al declarar una “emergencia”.
Durante las emergencias nacionales declaradas, el presidente puede, por poner unos ejemplos, congelar las cuentas bancarias de los estadounidenses, cerrar la mayoría de los tipos de comunicaciones electrónicas dentro de los Estados Unidos y dejar en tierra todas las aeronaves no militares. ¡Tremendas atribuciones, que pudieran estar en conflicto con la Constitución de los EE.UU.!

Procedimiento para Declarar Emergencias
Según la Ley de Emergencias Nacionales, los presidentes activan sus poderes de emergencia emitiendo una declaración pública de emergencia nacional. La declaración debe enumerar y notificar específicamente al Congreso los poderes que se utilizarán durante la duración de la emergencia.
Los presidentes pueden dar por terminadas las emergencias declaradas en cualquier momento o continuar renovándolas anualmente con la aprobación del Congreso.
Emergencias nacionales notables que aún están en curso
Hasta la actualidad (marzo de 2024), permanecían vigentes un total de 32 emergencias nacionales que datan de 1979 o más tarde. Algunas de las más notables incluyen:
• Para combatir el flujo de drogas, delincuentes e inmigrantes ilegales que cruzan la frontera de Estados Unidos con México. (febrero de 2019)
• Prevención de la proliferación de armas de destrucción masiva (noviembre de 1994)
• Prohibición de tratos financieros con terroristas que amenazan el proceso de paz en Oriente Medio (enero de 1995)
• Disposiciones derivadas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 (septiembre de 2001)
• Congelación de los fondos y bienes de las personas que cometen, amenazan con cometer o apoyan el terrorismo (septiembre de 2001)
• Restricciones continuas con respecto a Corea del Norte y los ciudadanos de Corea del Norte (junio de 2008)
• Congelamiento de bienes de organizaciones criminales organizadas multinacionales (julio de 2011)
• Congelamiento de la propiedad de ciertas personas involucradas en delitos cibernéticos (abril de 2015)
Las más recientes, directamente vinculadas a Donald Trump y el auge del neo – fascismo en los EE.UU., son:
• Bloqueo del acceso a la propiedad de personas involucradas en abusos graves de derechos humanos o corrupción (diciembre de 2017)
• Imposición de sanciones en caso de interferencia extranjera en una elección de Estados Unidos (septiembre de 2018)
• Bloqueo de acceso a la propiedad de personas que contribuyen a la situación en Nicaragua (noviembre de 2018)
Además, los 50 estados tienen leyes que autorizan a los gobernadores a declarar emergencias dentro de sus estados y solicitar asistencia federal al presidente de los Estados Unidos.