6 conclusiones de la entrevista del Presidente Joe Biden  con la cadena ABC

(CNN) —Un desafiante Presidente Joe Biden restó importancia el viernes a su pobre actuación en el  debate de la semana pasada en lo que se había convertido en una entrevista de alto nivel en ABC, mientras se arremolinaban las preguntas sobre el futuro de su candidatura.

Durante su entrevista con el presentador George Stephanopoulos, Biden rechazó cualquier idea de abandonar la candidatura, al tiempo que ofrecía excusas cambiantes por su pobre actuación.

La conversación fue la primera entrevista televisada de Biden desde su actuación en el debate, un momento clave para su futuro político, ya que una creciente lista de demócratas -legisladores, donantes y votantes- expresan su preocupación por la viabilidad de su candidatura.

Aquí seis conclusiones de la entrevista de Biden con ABC News:

Biden dice que el debate fue una «mala noche», no un problema mayor

El presidente dijo en la entrevista que estaba «enfermo» y que «se sentía mal» antes del debate. Preguntado sobre si se trataba de un mal episodio o de un signo de una enfermedad más grave, Biden descartó esas preocupaciones.

«Fue un mal episodio. No hay indicios de ninguna enfermedad grave. No hice caso a mis instintos a la hora de prepararme y pasé una mala noche», dijo.

En la entrevista, Biden dio más detalles sobre cómo se sentía en el momento del debate, diciendo que estaba fatigado por una enfermedad y que incluso se había sometido a una prueba de Covid-19. La Casa Blanca no respondió inmediatamente a la pregunta de CNN sobre si el presidente se hizo la prueba antes o después del debate.

Dijo: «Me sentía mal. De hecho, los médicos que estaban conmigo me preguntaron si me habían hecho una prueba Covid, estaban intentando averiguar qué me pasaba. Me hicieron una prueba para ver si tenía o no alguna infección, ya sabes, un virus. No la tenía. Solo tenía un resfriado muy fuerte».

El comentario sobre su enfermedad marcó el último giro en la descripción de la Casa Blanca sobre el estado físico del presidente durante el debate. Funcionarios de la Casa Blanca dijeron a los periodistas durante el debate que el presidente tenía un resfriado, y luego, este miércoles, la secretaria de prensa Karine Jean-Pierre descartó la idea de que Biden hubiera sido visto por su médico, diciendo repetidamente que el presidente no se ha sometido a exámenes médicos desde su examen físico de febrero.

«Es un resfriado, chicos. Es un resfriado», dijo entonces. «Sé que afecta a todo el mundo de forma diferente. Todos hemos tenido resfriados, así que no, no fue revisado por el médico».

Un día después, la Casa Blanca confirmó que, de hecho, el presidente había visitado a un médico por su enfermedad, y el viernes Jean-Pierre dijo a los periodistas a bordo del Air Force One que Biden tuvo una «revisión verbal» con su médico después del debate.

Calificó la visita de Biden como «una conversación» con su médico, Kevin O’Connor, después de que los periodistas señalaran que el presidente había dicho a un grupo de gobernadores demócratas que había visto a un médico.

El presidente asume su mala actuación, pero ofrece una nueva excusa

El presidente dijo que no ha visto la repetición de su actuación. Cuando se le preguntó si sabía lo mal que le estaba yendo, dijo que no era «culpa de nadie más que mía».

Mientras respondía a la pregunta, Biden ofreció una confusa tangente sobre las encuestas del New York Times.

«Me preparé lo que suelo hacer sentado cuando vuelvo como líder de Exteriores o del Consejo de Seguridad Nacional: detalles explícitos. Y me di cuenta, más o menos a mitad de camino – ya sabes, todo lo que me citan es que The New York Times me tenía 10 puntos abajo antes del debate, nueve ahora, o lo que demonios sea. Lo cierto es que lo que vi es que él también mintió 28 veces», dijo.

Preguntado por su actuación, dijo: «Bueno, es que tuve una mala noche».

Pero más tarde en la entrevista, Biden ofreció una explicación diferente. Dijo que estaba distraído porque Trump hablaba fuera de turno a pesar de que el micrófono de Trump estaba silenciado.

«Se me ocurrió que estaba teniendo una mala noche cuando me di cuenta de que incluso cuando estaba respondiendo a una pregunta, incluso cuando apagaron su micrófono, seguía gritando. Y dejé que me distrajera. No le estoy echando la culpa a eso, pero me di cuenta de que simplemente no tenía el control», dijo Biden a Stephanopoulos.

Biden y Trump y sus equipos acordaron las reglas antes del debate.

 

¿Podrá Biden sobreponerse al debate y seguir en la campaña? El análisis de Andrés Oppenheimer

Crédito: Getty Images

Biden no se someterá a un test cognitivo y no lo dará a conocer a los votantes

Biden afirmó que «nadie dijo que tuviera que» someterme a exámenes cognitivos y neurológicos, y dijo a Stephanopoulos que «me someto a una prueba neurológica completa todos los días», en referencia a las exigencias de su trabajo.

«Tengo médicos que viajan a todas partes. Todos los presidentes lo hacen, como saben. Los mejores médicos del mundo viajan conmigo a todas partes. Tengo una evaluación continua de lo que estoy haciendo. No dudan en decírmelo si creen que hay algo que no va bien», afirmó.

A la pregunta de si se ha sometido a pruebas cognitivas y a un examen por parte de un neurólogo, Biden dijo que no.

«Nadie me dijo que tuviera que hacerlo. … Dijeron que estoy bien».

En un análisis publicado el viernes, el Dr. Sanjay Gupta, corresponsal médico jefe de  CNN y neurocirujano en ejercicio, instó a Biden a someterse a pruebas cognitivas y neurológicas exhaustivas y a compartir sus resultados.

Gupta escribió que era preocupante ver la actuación de Biden en el debate. Unas pruebas detalladas «pueden ayudar a determinar si hay una explicación más sencilla para los síntomas mostrados o si hay algo más preocupante», afirmó.

Biden niega que las encuestas le den la derrota frente a Trump

Preguntado por Stephanopoulos si estaba siendo sincero consigo mismo sobre su capacidad para vencer a Trump, Biden dijo: «Sí. Sí, sí, sí».

Señaló como prueba encuestas anteriores que mostraban que no podría ganar en 2020 y posteriores elecciones a la baja, negando amplios sondeos que reflejan una carrera en la que va por detrás.

Preguntado por su bajo índice de aprobación y por si sería más difícil ganar cuatro años después, Biden dijo: «No cuando te presentas contra un mentiroso patológico. No cuando no se le ha desafiado de la forma en que se le va a desafiar».

El presidente dijo que todos sus encuestadores califican la carrera como un «cara o cruz», y empezó a señalar encuestas concretas antes de interrumpirse.

 

(Crédito: Getty Images)

Biden se desentiende de los nerviosos demócratas: Solo el «Señor Todopoderoso» podría hacerle abandonar la carrera

Preguntado durante su entrevista sobre si renunciaría si se convenciera de que no puede vencer a Trump, Biden dijo que solo lo haría «si el Señor Todopoderoso baja» y se lo dice.

«Si el Señor Todopoderoso bajara y dijera: ‘Joe, sal de la carrera’, yo saldría de la carrera», dijo Biden.

«El Señor Todopoderoso no va a bajar», añadió Biden, que es un católico devoto.

Stephanopoulos respondió: «Estoy de acuerdo en que el Señor Todopoderoso no va a bajar. Pero si sus aliados, sus amigos y sus partidarios en el Partido Demócrata, en la Cámara de Representantes y en el Senado, le dicen de forma fiable que les preocupa que vaya a perder la Cámara de Representantes y el Senado si se queda, ¿qué va a hacer?».

Biden no quiso responder a la pregunta. «No va a ocurrir», añadió.

El presidente cuestionó después si algún otro líder demócrata tendría su perspicacia en política exterior.

«¿Quién va a ser capaz de mantener unida a la OTAN como yo? ¿Quién va a ser capaz de estar en una posición en la que yo sea capaz de mantener la cuenca del Pacífico en una posición en la que, por lo menos, controlemos estar en China ahora? ¿Quién va a – quién va a hacer eso? ¿Quién tiene ese alcance?» preguntó Biden.

Cuatro congresistas demócratas han pedido a Biden que se aparte. La gobernadora de Massachusetts, Maura Healey, emitió un comunicado este viernes pidiendo a Biden que «evalúe cuidadosamente» si es la mejor opción del partido para derrotar a Donald Trump. Y el senador de Virginia Mark Warner está tratando de poner a los demócratas del Senado en la misma página sobre el futuro de la candidatura de reelección de Biden, dijeron fuentes a CNN, poniendo más presión sobre la Casa Blanca.

Warner, que está asumiendo un papel de liderazgo en el esfuerzo, está llegando a un punto en el que cree que es hora de que Biden suspenda su campaña de reelección, dijo a CNN una fuente familiarizada con sus esfuerzos.

Preguntado por los esfuerzos de Warner, Biden respondió: «Mark es un buen hombre. … También intentó conseguir la nominación». Warner había sido considerado aspirante a la vicepresidencia en 2008, el puesto que finalmente ganaría Biden, pero se retiró de la consideración.

«Mark y yo tenemos una perspectiva diferente», dijo Biden a Stephanopoulos.

A la pregunta de si reconsideraría su postura si más demócratas de alto rango, como el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, la expresidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, o el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries, le presionaran para que abandonara, Biden respondió: «No van a hacerlo».

Biden se enciende y hace gala de su energía en un mitin en Wisconsin

Biden se enfrentó a las preocupaciones de los votantes justo antes de la entrevista de ABC, mientras subía al escenario en un mitin de campaña en Wisconsin. Un asistente al mitin desplegó un cartel en el que se leía: «Pasa la antorcha, Joe». El cartel fue visible durante unos instantes antes de que otra persona intentara cubrir parte del mismo con un cartel de Biden-Harris.

El discurso de Biden durante ese mitin fue animado y enérgico, aunque pareció darse cuenta de que cada una de sus palabras sería analizada y cuidadosamente escrutada en este periodo políticamente crucial. Prometió «volver a derrotar a Trump en 2020» antes de darse cuenta rápidamente de su error y corregirse: «Por cierto, volveremos a hacerlo en 2024». Fustigando la política económica de Trump, Biden dijo que su oponente «quiere otro recorte de impuestos de 5 billones -trillones, billones, no billones- de 5 billones de dólares.»

Abordó directamente las críticas sobre su edad: «No era demasiado viejo para crear más de 50 millones de nuevos puestos de trabajo, para asegurarme de que 21 millones de estadounidenses están asegurados bajo la Ley de Asistencia Asequible, para vencer a Big Pharma. … ¿Era demasiado viejo para aliviar la deuda estudiantil de casi 5 millones de estadounidenses? ¿Demasiado viejo para poner a la primera mujer negra en el Tribunal Supremo de los Estados Unidos de América? ¿Para firmar la Ley de Respeto al Matrimonio?».

Biden dijo que fuerzas anónimas están «tratando de empujarle fuera de la carrera».

«Bueno, déjenme decir esto tan rápido como pueda», añadió. «Me mantengo en la carrera».

Ese punto fue subrayado por la canción que sonó al concluir el discurso de Biden: «I Won’t Back Down» de Tom Petty.

Este nota y su título han sido actualizados con información adicional de este viernes.

 

 

COMPARTE