Foto tomada del elnuevoherald.com

Días después de que el huracán Ian azotara Florida, los residentes conmocionados todavía evalúan los daños dejados por la marejada ciclónica récord, los vientos dañinos y las inundaciones catastróficas que dejaron irreconocibles algunas áreas del Estado del Sol.

 

En Florida después del embate del huracán Ian sobrepasó los 100 muertos   en momentos en los que el personal de rescate del estado continúa buscando sobrevivientes.

Los funcionarios de Florida han recibido fuertes críticas debido a supuestas demoras a la hora de emitir órdenes de evacuación en algunas de las áreas más afectadas por la tormenta.

Diferencias en las cifras

Las cifras cambian según la fuente ya que, si bien los funcionarios locales pueden reportar muertes adicionales relacionadas con la tormenta, el médico forense solo atribuye una muerte al huracán después de realizar una autopsia.

El puente de Sanibel, parcialmente destruido por la tormenta el 30 de septiembre.

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

El puente que conduce a la isla de Sanibel, en el condado de Lee, quedó parcialmente destruido.

La mayoría de las muertes en Florida se reportaron en el condado de Lee, que incluye las áreas más afectadas de Fort Myers, Sanibel y Pine Island, dijo el alguacil Carmine Marceno en una conferencia de prensa el lunes.

Marceno señaló que se está restringiendo el acceso al área de las playas de Fort Myers para permitir que las autoridades puedan investigar las muertes y se preserven las posibles escenas del siniestro.

Agregó que se realizaron varios arrestos después de que se reportara un número de saqueos.

La confusión por el número de muertos es común después de los huracanes.

En 2020, por ejemplo, se habló de menos de 20 muertes por el huracán Laura días después de que tocara tierra en Luisiana, una cifra que el Centro Nacional de Huracanes después aumentó a 47.

Si bien el número de muertes por el huracán Ian ya lo convierte en uno de los más mortíferos de la historia reciente, todavía está lejos de las 1.800 víctimas que dejó Katrina en 2005.

cuando se tragó casas en sus furiosas aguas, arrasó carreteras y derribó líneas eléctricas. Cuatro personas también murieron en incidentes relacionados con el sistema de tormentas en Carolina del Norte, dicen las autoridades.

Casi 900.000 clientes en Florida aún no tenían electricidad la madrugada del domingo, según PowerOutage.us. Más de 30.000 quedaron sin electricidad en Carolina del Norte.

El huracán, que se espera que sea clasificado como el más costoso en la historia de Florida, tocó tierra el miércoles como uno de categoría 4 y se debilitó a un ciclón postropical el sábado, dejando caer lluvias sobre partes de West Virginia y el oeste de Maryland.

Si bien la luz del sol ha regresado a Florida, muchos lidian con las consecuencias aleccionadoras de Ian: una red eléctrica que puede tardar semanas en arreglarse, casas destruidas, puntos de referencia dañados y seres queridos perdidos.

La devastación se extendió desde los pueblos costeros de Florida hasta ciudades del interior como Orlando, pero se sintió más intensamente en las comunidades costeras del suroeste, como Fort Myers y Naples.

Las cuadrillas habían rescatado y evacuado a más de 1.070 personas de áreas inundadas en el suroeste y el centro de Florida y transportado a 78 personas de un centro de cuidado de ancianos inundado hasta el sábado por la mañana, indicó la oficina del gobernador Ron DeSantis en un comunicado de prensa.

La Guardia Costera de EE.UU. también llevó a cabo rescates, navegando a través de condiciones desafiantes posteriores a la tormenta, dijo a CNN el contralmirante Brendan McPherson.

“Volamos y operamos en áreas que son irreconocibles”, dijo. “No hay señales de tráfico. No se ven como solían ser. Los edificios que alguna vez fueron puntos de referencia en la comunidad ya no están allí”.

Muchas de las muertes relacionadas con Ian han sido reportadas en el condado de Lee en el suroeste de Florida, que incluye Fort Myers y Sanibel Island, donde murieron al menos 35 personas.

Los funcionarios locales enfrentan críticas sobre si las evacuaciones obligatorias en el condado de Lee deberían haberse emitido antes. Los funcionarios no ordenaron las evacuaciones hasta menos de 24 horas antes de que la tormenta tocara tierra, y un día después de que varios condados vecinos emitieran sus órdenes.