Traducido del más allá por Max Lesnik.

 ¿Democracia en  Miami?

A mí me da mucha  risa cuando en la llamada” prensa libre”  de Miami se dice que en Cuba los  “Disidentes”  pagados por un gobierno extranjero- el  de  Estados Unidos por supuesto- no tienen  acceso  a los  medios  de comunicación tales como  la  prensa escrita,  la  radio o la televisión.

Y es que no puede ser de otra manera porque pecaría  de  tonto el gobierno revolucionario cubano si cometiera  la ingenuidad política de darle publicidad gratuita  a  quienes tienen  en su agenda la liquidación del proceso revolucionario cubano para  dar paso  a un gobierno  al estilo de la Cuba  de  ayer,  tal  como lo sueña la  extrema  derecha  de Miami.

Una  cosa  es cierta  y nadie  puede  negarlo,  cuando  decimos  que  todos  los  grupitos “Disidentes”  de la isla y la totalidad  de  sus  cabezas dirigentes, están  subvencionados  por  el  gobierno de Washington. Eso algo que es  fácil comprobar,  con solo revisar el presupuesto federal   de la nación norteña  donde  se le  tienen  asignados más  de  30 millones  de dólares  al  año para pagar el trabajo sucio que hacen los “Disidentes” en Cuba. Algo que no  solo  es  ilegal de  acuerdo a las  leyes  cubanas,  sino  que  también lo  es  en Estados Unidos,  en caso  de  que  una agrupación  cívica o política norteamericana recibiera  para sus  actividades en este país, dinero  de  un gobierno  extranjero.

De que la  llamada  “Prensa Libre”  cubana no existe  en Miami, la mejor prueba de  ello es que  Radio-Miami solo puede salir  al  aire a través  de la Internet, puesto que   ninguna  de  las  más  de 50 emisoras   de radio así como ninguna de las tele-emisoras  en  español que  aparecen en el dial  del sur  de La Florida, nos permiten  salir  al  aire  con  nuestra programación independiente y  contestataria,  ni  aun  pagando   a precio de oro el derecho a ejercer nuestra  libre emisión  de  pensamiento.

¿Democracia en Miami?  A mí que no   me venga con cuentos. Basta con sintonizar la  radio  o  la televisión o leer  el Nuevo  Herald en Español para comprobar la triste realidad en que  vivimos. Este Duende  es  una  excepción.  La excepción que confirma  la  regla. Digo yo.

Y hasta mañana viernes amigos de El Duende que con   mi gallo  me voy cantando a mi tumba fría. Bambarambay.

logo