CORRUPTO Y ATRACADOR INMOBILIARIO DISPARA LAS ALARMAS EN COLOMBIA.-

Cuando el candidato ultra derechista José Antonio Kast (admirador de Pinochet, opuesto al aborto, partidario de indultar a los represores de la dictadura y mano fuerte contra las manifestaciones populares), obtuvo la mayor votación en la primera vuelta en noviembre de 2021, se dispararon las alarmas de los chilenos, ante la amenaza del resurgimiento del fascismo.

Se dijo entonces que esa era la respuesta a la violencia callejera y al colapso de los partidos tradicionales. Cundió el pánico y se produjo la reacción de todos los chilenos y personalidades de la comunidad mundial, entre ellos el rockero Roger Waters y actor-director Danny Glover, haciendo un llamado suplicante para que todos concurrieran a la cita de la 2 vuelta. Y no faltó ni el gato. El resultado es conocido. Ganó Gabriel Borit, frenando la amenaza de la derecha fascista. En Colombia se está presenciando la misma “película” con similares guiones, al pretender la Presidencia un atracador inmobiliario. No lo digo yo, lo confirma cínicamente el propio sujeto, y como decimos los abogados, “A confesión de parte, relevo de pruebas”. Los latinoamericanos confiamos en que al igual que el pueblo chileno, los colombianos sabrán reaccionar frente al futuro incierto que se cierne sobre ellos, en el supuesto negado de ganar este truhán de la política, misógino que subestima el valor de la mujer en la sociedad de hoy. Es insólito qué este mitómano, cabalgando sobre un falso discurso anticorrupción, tenga embaucados a una tajada grande de sus co

mpatriotas. “Aún qué usted no lo crea”, tres semana después de la segunda vuelta, el 21 de Julio este hipócrita, presunto adalid de la lucha contra inmoralidad pública, debe compadecer como imputado en juicio por su responsabilidad en direccionar la adjudicación de un contrato para procesar la basura (como es el personaje), cuando fue Alcalde de Bucaramanga. La amenaza se conjura en primer lugar, como lo hicieron los chilenos votando masivamente el 19 de Junio por Gustavo PETRO y Francia Márquez. Y en segundo término convenciendo a los confundidos de que, un triunfo del patan competidor de PETRO, es ir a la “fosas” de la continuidad gubernamental neoliberal que ha sido nefasta para la mayoría pobre de su población. Ya basta de guerra fratricida. Los venezolanos queremos La Paz en Colombia, porque también es nuestra tranquilidad. El pacto histórico, ahora más que nunca la garantiza.