Republicanos:  ¿ Se convencen o se vencen ?

   Después de las decisiones del presidente Barack Obama en acuerdo con su homologo cubano General Raúl Castro,  en cuanto a restablecer relaciones diplomáticas  con Cuba, además de intercambiar los restantes tres  Héroes Cubanos que cumplían injustas condenas en esta nación,  por otros reclusos de la isla y  mejorando también por decreto  otras cuestiones sobre intercambios con la isla, todo se ha vuelto patas arriba para mucha gente.

Principalmente los republicanos duros del Congreso de ambas Cámaras mostraron además de una escandalosa sorpresa, como cuando se coge a un corredor de beisbol fuera de base y  han declarado una especie de guerrita en desacuerdo con lo sucedido, aunque su impotencia ante los hechos no les permite otra cosa que aceptar mordiéndose los labios.

Los movimientos en el  tablero del ajedrez político aumentan y cada vez son más complicados para los de la línea equivocada  contra los cubanos, incluyendo algunos de sus nacionales que nacieron – quizá por error –  en la isla o ascienden de familias criollas. La balanza de la historia que recién ha comenzado tan distinta al último más de medio siglo, rueda ya muy rápido y en su andar conmociona, sorprende y convoca  a muchos y a otros los obliga a definirse más claramente lo que realmente prefieren. Si sumarse a lo que se avecina para contribuir en ello o si se mantienen rabiosamente alejados y rumiando su gastado resentimiento.

Los demócratas apoyan y se han volcado de lleno en esto favorablemente y están contribuyendo mucho a que se logren objetivos justos para ambos países negados por demasiado tiempo. Algunos republicanos también lo han hecho durante años, inclusive vinculándose con sus opositores políticos en viajes y acuerdos con La Habana. Pero cada día nos trae una nueva sorpresa. Un señor llamado Carlos Gutiérrez Gutiérrez, de 61 años de edad y  de origen cubano, que fue traído por sus padres a Estados Unidos a la edad de seis años, en 1960 y que llegó a ser un republicano de pura cepa a quien se le confió por George W. Bush, cuando fue presidente,  la cartera de la Secretaría de Comercio, está en una posición diametralmente opuesta a sus colegas hoy en día. Todo esto según una entrevista grabada por un diario europeo y reproducida por la prensa nacional aquí.

Este individuo  que fue uno de los 3,000 personajes de confianza de Bush que se quedaron sin trabajo al terminar su mandato presidencial, cuando solo un 25 % logró reubicarse en breve tiempo, hoy en día, en funciones privadas,  ha formulado declaraciones muy esperanzadoras, para el futuro de las relaciones diplomáticas  y progresos en su normalización. Gutiérrez se presenta con un discurso distinto apoyando lo que Obama está logrando y además se brinda para, en caso necesario, pasar a formar parte de la acometida en cualquier responsabilidad en que pudiera ser útil.

Esto es verdaderamente sorpresivo, pues se trata de un tipo de prestigio en este país y que se aleja públicamente de las filas disciplinarias republicanas poniéndose a disposición del presidente demócrata, sin antes haberse destacado ni comprometido,  como ya  los hay en ese partido, con relación a los que acontece con Cuba y que ya suman una cantidad muy importante en ambas Cámaras. Este ejemplo de Gutiérrez, pudiera abrir una Caja de Pandoras para que otros salgan del closet sin miedo a perder algo. Por el momento solo decimos esta parte de los cubanos de esta orilla, gracias Gutiérrez.

Les habló, “Desde Miami”, Roberto Solís