Francia en Cuba

cuba-francia-hollande-4

Los Presidentes de Cuba, Raúl Castro Ruz y de Francia, Francois Hollande, en declaraciones públicas, catalogaron de muy exitosa e importante, la visita oficial efectuada por este último a la Isla del Caribe junto a un numeroso grupo de políticos y empresarios.

Hollande fue recibido oficialmente por el Presidente Raúl en el Palacio de la Revolución, quien también lo despidió al día siguiente en el aeropuerto internacional José Martí, lo que se catalogó como un gesto por el agradecimiento de ser el primer presidente francés que visita a Cuba y por el nivel de relaciones entre ambos países.

Asimismo, el mandatario galo sostuvo por cerca de dos horas un interesante diálogo con el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro Ruz, en el que pasaron revista a los lazos históricos entre Cuba y Francia y analizaron importantes temas del acontecer internacional.

En una conferencia magistral ofrecida en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, Hollande abogó por el fin del bloqueo económico comercial y financiero que desde 1962 mantiene Estados Unidos contra el pueblo y gobierno cubanos.

Enfatizó que Francia hará todo lo posible para que las medidas, que tan gravemente han perjudicado el desarrollo de Cuba, finalmente se puedan levantar y ser derogadas.

En ese sentido, destacó el papel que desempeña Cuba en el contexto latinoamericano, y puso como ejemplo la realización en la capital de la Isla de las conversaciones de paz entre el gobierno y las FARC de Colombia, que tienen como propósito poner fin al conflicto armado más antiguo del continente.

Hollande subrayó la trascendencia de esta visita en el contexto del nuevo escenario definido por el restablecimiento de relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, y dijo que la suya es la primera de un jefe de Estado de un país occidental a la mayor de las Antillas desde el 17 de diciembre último.

Acompañado por el primer vicepresiente cubano, Miguel Díaz-Canel, el mandatario galo presidió la firma de cuatro convenios de colaboración entre universidades y instituciones de ambas naciones.

Asimismo, los Ministerios de Salud de Cuba y Francia, signaron una Carta de Intención para profundizar las acciones de cooperación en materia de seguridad sanitaria internacional, específicamente para el enfrentamiento de enfermedades transmitidas por vectores.

Francia es el décimo socio comercial de Cuba y un importante inversionista. En 2014, el intercambio comercial entre ambos países fue de 180 millones de euros, luego de 278 millones en 2013. La disminución se debe al descenso generalizado de las compras cubanas. En 2013, Cuba fue el octavo cliente de Francia en América Latina, por encima de Perú, Ecuador y la República Dominicana.

Aunque cifras bastante modestas, Francia le da una gran importancia a Cuba lo cual se refleja en varias recientes: Laurent Fabius, ministro de Relaciones Exteriores francés, arribó a La isla en abril de 2014; Fleur Pellerin, secretaria de Estado encargada del Comercio Exterior, estuvo en mayo de 2014; Matthias Fekl, su sucesor en el cargo, lo hizo del 5 al 8 de marzo de este año, y ahora el presidente  Hollande.

UBIFRANCE, el servicio económico exterior de Francia, tiene una oficina en La Habana para apoyar y valorizar la oferta y la presencia de las empresas de su país en Cuba. Además, analiza las relaciones de Cuba con su entorno regional y  promueve las relaciones con los departamentos franceses en América (Guadalupe, Martinica y Guayana Francesa).

Una acción importante fue que La Habana negoció exitosamente en 2013 con numerosos acreedores. Las deudas con el Club de París, estimadas en 15 000 millones de dólares (5 000 millones corresponden a Francia) están incluidas dentro de la agenda de conversaciones con la Unión Europea, por lo que se espera una mayor apertura para la economía insular. Habló para Radio Miami, Hedelberto López Blanch.