descarga (2) descarga (3) descarga (4) descarga

Record aleman (1)

El corredor alemán Roger Klüh implantó esta mañana un récord de velocidad sobre agua, al atravesar en poco más de una hora los 145 kilómetros que separan a Cayo Hueso de La Habana, a bordo de su lancha Apache Star.

Una multitud de habaneros se aproximaron al Malecón de la capital para recibir al osado exjugador de hockey sobre hielo, quien en la fecha de su cumpleaños 50 decidió acometer esta hazaña como un símbolo de la amistad que siempre primará entre las comunidades náuticas y los pueblos de Estados Unidos y Cuba.

Ya en costas cubanas, la lancha rápida a motor habilitada para navegar a unas 100 millas por hora, sufrió roturas, por lo cual es transportada hasta el Residencial Marina Hemingway, donde en pocas horas Klüh ofrecerá pormenores de su travesía a la prensa nacional y extranjera.

Con este insólito hecho, Klüh superó la marca impuesta por Forest Johnson, quien lideró en 1958 la carrera de lanchas rápidas entre Miami y La Habana, al realizar la cruzada en seis horas y 23 minutos.

Apache Star, única de su tipo, está propulsada por dos motores Mercury Racer con una potencia de tres mil caballos de fuerza, y fue construida con los últimos adelantos tecnológicos para cubrir la distancia prevista en menos de dos horas.

Record aleman (2)

Foto: Claudia Camps.

apache2

 

 

La Habana, 1 ago (EFE).- El alemán Roger Klüh rompió hoy el récord mundial de velocidad en el recorrido desde Cayo Hueso (Florida) a La Habana al hacerlo en una hora y 45 minutos, tiempo mayor del esperado originalmente y causado por averías en la lancha Apache Star en la que viajó el piloto.

Hasta hoy la marca mundial estaba fijada en seis horas y 23 minutos, lograda por el estadounidense Forrest Johnson en 1958.

La Apache Star, una lancha rápida de 50 pies que alcanza una velocidad de 115 kilómetros por hora, tuvo dificultades para avanzar debido a un fallo en el motor, la rotura de unas mangueras y eventualmente perdió la comunicación con tierra, lo cual influyó en la demora del viaje, comentó Klüh a la prensa a su llegada.

Klüh fue recibido a la entrada de la bahía habanera por miles de de curiosos que no quisieron perderse el momento en que el piloto alemán de 50 años batiera la marca impuesta por Johnson, quien hizo la travesía entre Cayo Hueso y La Habana a bordo del Tooky en seis horas y 23 minutos.

En la Apache Star, perteneciente a la empresa norteamericana Fort Myers, también viajó una tripulación compuesta por el jefe de navegación, el francés Damien Sauvage, el copiloto y propietario de los astilleros Apache, Mark Mc Manus, y el mecánico John Pompi, ambos estadounidenses.

Reconocibles entre la multitud por las camisetas «Apache Star», unos 30 amigos y familiares de Klüh permanecieron en la costa de la capital cubana para apoyar al exjugador profesional de hockey sobre hielo convertido en empresario y amante de la motonáutica.

La novia de Klüh, Coco Tursie, que le esperaba a su llegada a la bahía de La Habana, aseguró a Efe que el alemán lleva tres años preparándose para este recorrido, el cual siempre ha deseado completar.

«Hablé con él antes de salir y se hallaba muy tranquilo», dijo Tursie, quien además insistió en lo «simbólico» de este viaje, que viene a «unir a las dos orillas» justo después que EE.UU. y Cuba restablecieran relaciones diplomáticas el pasado 20 de julio tras más de medio siglo de enemistad.

Debido a las averías Klüh no pudo ofrecer, como estaba previsto, la demostración de velocidad con la Apache Star frente al Malecón de La Habana y hasta el Río Almendares, y en su lugar se dirigió hasta la sede del Club Náutico Internacional Ernest Hemingway, desde donde ofrecerá una conferencia de prensa para precisar detalles del viaje.

Las carreras desde La Florida a Cuba en lanchas a motor comenzaron en 1922, cuando el estadounidense Gard Word efectuó la travesía en nueve horas y 23 minutos, en la embarcación Lobo Plateado, de 50 pies de eslora.

La nota del Club Hemingway informa además de que en noviembre próximo está programado el arribo a La Habana de una flotilla de lanchas a motor procedente de Cayo Hueso, nombrada Havana Thunder Challenge.